QUE ES EL PECADO?

Nadie puede leer mucho la Biblia sin darse cuenta que un gran punto de
atención es dado al tema del pecado, su causa y su cura. Habitualmente
pensamos en pecado en conexión con un crimen o asesinato. Pero el pecado
en la Biblia se refiere a todo lo que no alcanza la perfección de Dios. En
Romanos 3:23, leemos: “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la
gloria de Dios”. La “gloria de Dios” incluye el pensamiento de absoluta
perfección. Pecado es por tanto quedar corto en la marca. Todos los
hombres son culpables de esto. Pecado es también declarado en la Biblia de
las siguientes maneras:
A. Transgredir la Ley de Dios. Romanos 5:13.
B. Rebelión contra Dios, o infracción de la ley. I Juan 3:4.
C. Impureza moral. Salmo 32:5.
D. Los pensamientos malvados son tan pecaminosos, como los hechos
malvados. Mateo 5:28.
II. EL ORIGEN DEL PECADO
La primera instancia de pecado registrada tuvo lugar en el cielo. El
ángel Lucifer ambicionó ser igual a Dios (Isaías 14:12-14). Por este
pecado de orgullo, fue echado del cielo y llegó a ser aquel que la Biblia
describe por todos lados como el diablo o Satanás.
La primera instancia de pecado en la tierra se describe en Génesis capítulo
tres. Tuvo lugar en el Jardín del Edén. Dios prohibió a Adán y Eva comer
del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Ellos
desobedecieron a Dios, comieron el fruto prohibido y se convirtieron en
pecadores.
III. LOS RESULTADOS DEL PECADO
Tan pronto como los padres de la raza humana pecaron, tomaron
conciencia del hecho de que estaban desnudos y trataron de esconderse de
Dios (Génesis 3:7-8).
La paga del pecado es muerte. Adán llegó a estar espiritualmente muerto
en el momento en que pecó. Quedó separado de Dios y fue expulsado de
Su presencia. También llegó a estar sujeto a la muerte física. Pese a que no
murió inmediatamente, su cuerpo eventualmente fue condenado a
morir (Romanos 5:12).
La naturaleza pecaminosa de Adán fue transmitida a toda la raza humana.
Cada niño nace de padres pecadores, es un pecador por nacimiento, por
elección y por práctica. Por eso el hijo de Adán, Caín, fue un asesino, y el
pecado comenzó su labor en la raza humana. Porque todos los hombres
nacen pecadores, todos están muertos espiritualmente, y todos condenados
a morir físicamente algún día. Leer Romanos 5:12-18 cuidadosamente.
El pecado del hombre acarreó la maldición de Dios sobre toda la Creación:
el mayor de los hijos de Adán fue un asesino; espinas y cardos, por
ejemplo, son evidencia de esa maldición. Otras evidencias son
mencionadas en Génesis 3:14-19. El hombre moderno trata de explicar que
nuestra depravación es sólo fallas humanas y errores. Algunos de nuestros
psicólogos tratarían de hacernos creer que el hombre está mejorando a
causa de sus avances en conocimiento y tecnología. De todos modos, no
necesitamos pruebas del pecado teniendo cementerios, prisiones, hospitales
y salas para funerales. Podemos llamarlo como queramos, pero lágrimas,
enfermedades, tristeza, dolor y muerte son claras evidencias de los
resultados del pecado.
¿Por qué el hombre peca? Leer Juan 8:44. Comenzó en el cielo y terminará
en el infierno (Apocalipsis 20:10).
IV. LA PENA LEGAL POR EL PECADO
“La paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23). Dios ha pronunciado a
la muerte como penalidad por el pecado. No hay manera que un hombre
pueda perfeccionarse a sí mismo de modo que sea aceptable ante Dios.
“Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la Gloria de Dios”
(Romanos 3:23). Ya hemos visto que esto significa muerte espiritual y
muerte física. Esta penalidad debe ser pagada. Dios debe juzgar al pecado
o proveer una manera de limpiarnos y perdonarnos de nuestros pecados.
Mientras un hombre vive en sus pecados, está muerto espiritualmente y
propenso a morir físicamente en cualquier momento. Si todavía él está en
sus pecados al momento de morir, está sujeto a la muerte eterna. Esto
significa que será separado para siempre de Dios y sufrirá para siempre en
el lago de fuego. Esta es la muerte segunda de la que se habla en
Apocalipsis 20:14.
V. EL REMEDIO PARA EL PECADO
Dios ha provisto un remedio de modo que el hombre no necesite sufrir
la condenación eterna por sus pecados. Él envió a Su Hijo Jesucristo a este
mundo para proveer una vía de escape para el hombre. El Señor Jesucristo
nació de la virgen María, quien concibió por el Espíritu Santo, este
nacimiento virginal fue absolutamente necesario a fin de que Él naciera sin
pecado y de este modo no heredar la naturaleza pecaminosa de Adán. Él es
el único hombre sin pecado que ha existido. En la cruz sufrió
voluntariamente la paga del pecado y satisfizo todas las demandas santas de
Dios. Desde que la pena por el pecado ha sido pagada, Dios puede dar vida
eterna a todo pecador que se confiesa como tal y recibe al Señor Jesucristo
como su Señor y Salvador (II Corintios 5:21). (Esto será mas plenamente
explicado en el tema de Salvación.)
Cuando una persona confía en Cristo, esa persona es salva de la pena y
del poder del pecado. Esto no significa que no cometerá más pecado, sino
que quiere decir que todos sus pecados, pasados, presentes y futuros han
sido perdonados y que nunca más será juzgado por ellos. Recuerda que
todos tus pecados eran futuros cuando Cristo murió. En Cristo, cada
persona tiene el poder para vivir en victoria sobre el pecado en vez de vivir
para los placeres, poder del pecado y Satanás.
Por esto es que Cristo Jesús murió en la cruz. “Quien llevó él mismo
nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando
muertos a los pecados, vivamos a la justicia” (I Pedro 2:24).